manos

Sororidad


Una de las definiciones de sororidad según la R.A.E., es la “relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento”.

Este término es relativamente nuevo y es necesario que sigamos dándole su espacio, que continuemos explicando su significado y que hagamos de esta palabra una práctica habitual.  

Las culturas

Debido a temas culturales y sociales, a las mujeres, en su mayoría, nos han educado en valores de competición entre nosotras, no solidarias, no amistosas, sino desde una mirada de envidia, de ser más y mejor que la otra. Poco a poco, y gracias a las redes sociales, podemos ir descubriendo que las mujeres nos necesitamos, que podemos confiar en ellas, que nos vamos re-conociendo y que, juntas, nos empoderamos y sumamos.  

La sociedad patriarcal existente, en la mayoría de las zonas de la tierra, provoca que las mujeres nos perdamos de vista unas a otras, que el vínculo colectivo se deteriore y que nos quedemos a la sombra de los hombres. Es por ello por lo que necesitamos sentirnos juntas, que nos miremos y que nos pongamos a caminar en construir un mundo igualitario. Y esto no trata de excluir a los hombres, sino de incluirles en un nuevo concepto de igualdad, para que puedan ayudar a crear conciencia de

sororidad

 cambio.  

En la clínica

En la consulta, cuando vienen mujeres a terapia, lo que habitualmente nos encontramos es que quieren mejorar sus relaciones con los hombres. Y nosotras os preguntamos, ¿no sería también un gran objetivo terapéutico querer cambiar y mejorar las relaciones entre las mujeres?  

En la vida

Para ello, podemos comenzar con pequeños cambios en nuestra cotidianeidad:  

  • No critiques a otras mujeres por su apariencia física o su forma de vestir. 
  • Cuida de mujeres en situación de vulnerabilidad. 
  • Rechaza los insultos sexistas que contemplen actitudes que no son sólo de mujeres. 
  • Respeta los distintos modos de ser mujer. No hay una única manera de ser o sentirse femenina.  
  • Reflexiona sobre los tópicos de la sociedad actual y revisa cómo eran hace un tiempo. 

 

Queremos seguir creando vínculos entre nosotras, reforzarnos, desde la empatía, la autocrítica y la hermandad.  

“Cuantas mujeres olvidadas porque ellas mismas ni siquiera pudieron, pueden o podrán decir, esta boca es mía, este cuerpo, es mío, esto es lo que yo pienso.”  

Virginia Woolf –Escritora inglesa (1882-1941) 

Deja un comentario