Supervisión

Supervisión de casos clínicos

La supervisión de casos clínicos es una parte fundamental para trabajar con garantía de calidad. Desempeña un papel fundamental para la formación de psicólogos/as, ya que ofrece un espacio en el que reflexionar sobre las técnicas y métodos que están siendo utilizados para desarrollar la terapia, de forma que se logre encaminar dicha terapia en la dirección más adecuada para garantizar la eficacia de la intervención.

Surge de la necesidad de compartir las experiencias profesionales, aclarar dudas y validar el enfoque que esté siendo utilizado por el profesional. Por tanto, no es algo que se limite a la formación del psicólogo/a en sus primeros años de vida profesional, es muy útil en todo el proceso, convirtiéndose en una forma de mantener una práctica de calidad. La forma en la que se enfrente al desafío determina si el terapeuta continuará evolucionando o se quedará atascado. Es importante poder recibir todas las opiniones desde una perspectiva de mente abierta y motivación de mejora. Sería conveniente no verla como un proceso de evaluación externa, sino más bien como una manera de contrastar competencias y crecer como terapeutas.

Objetivos

Los objetivos principales serían la formación y colaboración. Permite perfeccionar habilidades, resolver dudas, compartir experiencias, soluciona el estancamiento en la terapia y sirve como ayuda en aquellos casos más difíciles, analizándolos desde otra perspectiva. De forma que en el proceso se analiza la relación que se ha creado con el paciente y la idoneidad de las técnicas aplicadas. Sobre todo, ayuda en casos de bloqueo, haciendo la supervisión de casos clínicos algo esencial para reflexionar la situación y seguir adelante.

En resumen, la supervisión de casos clínicos se basa en una relación establecida entre profesionales, compartiendo su trabajo de forma que alcanzan una visión más constructiva y abierta a la reflexión y crecimiento como terapeutas. Esta colaboración dinámica se crea con el fin de intercambiar opiniones, perspectivas, experiencias… Que sin ser una verdad absoluta, siempre persigue la mejoría del paciente.